Sombras sobre vidrio esmerilado, por Juan José Saer

a Biby Castellaro
¡Qué complejo es el tiempo, y sin embargo, qué sencillo! Ahora estoy sentada en el sillón de Viena, en el living, y puedo ver la sombra de Leopoldo que se desviste en el cuarto de baño. Parece muy sencillo al pensar “ahora”, pero al descubrir la extensión en el espacio de ese “ahora”, me doy cuenta enseguida de la pobreza del recuerdo. El recuerdo es una parte muy chiquitita de cada “ahora”, y el resto del “ahora” no hace más que aparecer, y eso muy pocas veces, y de un modo muy fugaz, como recuerdo. Tomemos el caso de mi seno derecho. En el ahora en que me lo cortaron, ¿cuántos otros senos crecían lentamente en otros pechos menos gastados por el tiempo que el mío? Y en este ahora en el que veo la sombra de mi cuñado Leopoldo preyectándose sobre los vidrios de la puerta del cuarto de baño y llevo la mano hacia el corpiño vacío, relleno con un falso seno de algodón puesto sobre la blanca cicatriz, ¿cuántas manos van hacia cuántos senos verdaderos, con temblor y delicia? Por eso digo que el presente es en gran parte recuerdo y que el tiempo es complejo aunque a la luz del recuerdo parezca de lo más sencillo.
  Más

Antología Superpuesta

Me encontré, buscando un cuento en El Ortiba, con un archivo que podría sugerir una antología entera. O una suerte de. O un objeto para reflexionar sobre la naturaleza y práctica de. O algo, materia prima, para inventar algo más y ver qué sale, qué pasa. Algo que sugería una posibilidad de laboratorio. Hay, en el material, un proceso de selección llevado a cabo, es decir hay una conciencia, una voluntad, un criterio, un sujeto crítico ejerciendo estas acciones sobre los textos, pero también hay un olor a archivo en la muestra, a altillo, a naftalina, varios procesos idénticos y apenas diferenciados, apilados en el tiempo, que lo vuelven un palimpsesto de la repetición del mismo proceso. Como una foto casi idéntica a otras mil, todas superpuestas, la intención  se vería como un borrón, como una diferencia en el borrón mismo pero también como la media de ese borrón, donde gana algo de nitidez. Por eso me interesó, porque entra en este modo palimpsesto que es cuando las cosas empiezan a hacer cosas. Ya no es un sujeto crítico, sino un porceso un poco más cósmico. Se arman procesos espontáneos, accidentales, de los que se puede obtener algún vislumbre más o menos nuevo. Que después un sujeto lo aproveche, inventando sobre eso. Si lo nuevo existe en alguna parte, es en el accidente. Es eso, en el fondo.

Así que vamos a ponerle un título, a ver cómo se podría trabajar con ella como objeto conceptual, y a probarle cosas, esto es un laboratorio.

Más

Enduro Writing

“If ‘minimalist’ fiction is ‘about’ anything, it seems often to be about ‘endurance,’ tracing the collision of the anarchic self and its inexplicable desires with the limitations imposed by life in the world, with special attention paid to that moment when the self confronts its limitations and decides to keep going.”

 

Tao Lin, Does the Novel Have a Future? The Answer is in this essay

Primer Premio Certamen Literatura Nova

Tuve la suerte de obtener el primer premio en el I Certamen Literario organizado por la comunidad de escritores Literatura Nova ( literaturanova.com ), con un cuento titulado “Simulacro”.

Desde esta página pueden leer todos los cuentos ganadores: http://literaturanova.com/i-certamen-literario-literatura-nova

Llegó El hacedor (de Fernández Mallo)

La anteúltima copia disponible en el planeta, la última vez que me fijé en Amazon, es esta.
(Memo: subir una foto lo antes posible).
Ahora es cuestión de terminar de leerlo. Y pensar. Hay mucho para pensar.

Tendría que plantear un curso de procedimientos alrededor de este libro.

Mención en el Premio Mujica Láinez 2011

Mi cuento “Dieciocho treintaidós” ganó ayer una mención en el Concurso Municipal de Literatura “Manuel Mujica Láinez”. El jurado estuvo conformado por Martín Kohan, Pablo de Santis y María Rosa Lojo.

Aquí la noticia.
Y un video del asunto.

El hacedor y la deshacedora

Primero, el asunto. http://www.elcultural.es/noticias/LETRAS/2198/Los_escritores_apoyan_a_Fernandez_Mallo

Agustín Fernández Mallo en el ciclo ‘Textropías, (des) ordenes narrativos, redes poéticas, colisiones sonoras’, desarrollado en el marco del Centro de las Artes de Sevilla

En el Fernandezmallogate, o más bien el Kodamagate, porque hay que ver quién representa lo espantoso del asunto, apoyo la carta del CCEBA que también se puede leer en http://hablandodelasunto.com.ar/?p=14785

A mirarlo bien, porque este libro “dejaráde existir tal y como ahora está concebido”

La única respuesta que se me ocurre ante http://guyazi.blogspot.com/2011/10/fernandez-mallo-vs-kodama-y-el-ocaso-de.html es que la literatura aún vive de rentas, y quizás ese mundo es al que representa y del que deberían empezar a alejarse los escritores que sí escriben los libros que citamos, que generan cultura.

El señor Barriga

Un video donde Agustín Fernández Mallo habla de su libro El hacedor (de Borges), incluyendo el prólogo del libro.

http://www.elpais.com/videos/cultura/hacedor/Borges/Remake/elpvidcul/20110215elpepucul_1/Ves/

Acá hay un par de videos que complementan textos del libro.

Borges y yo: http://www.youtube.com/watch?v=Y5CFHLjv1xs

Los Borges (experimento sonoro): http://www.youtube.com/watch?v=jSmSBlS_hgs

A uno le puede gustar o no lo que hace Fernández Mallo. Yo no lo quiero como mártir. Pero tampoco como esto.

Y también pueden censurarme el post, si el problema es la técnica del ensamble y la remezcla. Porque es claro que yo no filmé ni uno de estos videos, ni realicé ninguna cobertura periodística para enterarme del asunto. Ni siquiera lo dibujé yo al señor Barriga. Y sin embargo esta es una de las prácticas culturales más difundidas del planeta y si alguien recién se entera entonces bienvenido a este mundo. Aunque en realidad no tengo nada de razón: hay otra práctica muchísimo más difundida que esta. La que representan y llevan a cabo los terratenientes de la propiedad intelectual en nombre del arte.

Anteriores Entradas antiguas