Teoría de las formas

Escribiendo un libro, me quedaron dos, al menos dos. No para intentar algo con ellos, aunque sirvieron de experimento. A esta altura, no creo que un libro de cuentos se pueda concluir alguna vez. Mucho menos dos.

Los textos se recortan, se multiplican, hacen lo que quieren, se apulpan

Si de algo sirve la forma de la novela es que en algún momento busca concluirse. Un agotamiento, o un fortalecimiento, cualquier reacción, cualquier cambio de equilibrios, le provoca una clausura creciente, como un virus que la contamina. En cambio, me da la impresión que la forma de los relatos, de una colección de relatos, tiende a recortarse más artificialmente, a buscar un recorte que lo termine; quiero decir que está uno mismo que le fuerza encima esa conclusión natural propia de la novela, de la que la colección de cuentos carece por completo y hacia la cual no tiende (se desentiende de ella). Cada cuento abre en vez de cerrar. Más de una vez, esos recortes funcionan como descartes, y multiplican los libros en vez de clausurarlos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: