El hacedor y la deshacedora

Primero, el asunto. http://www.elcultural.es/noticias/LETRAS/2198/Los_escritores_apoyan_a_Fernandez_Mallo

Agustín Fernández Mallo en el ciclo ‘Textropías, (des) ordenes narrativos, redes poéticas, colisiones sonoras’, desarrollado en el marco del Centro de las Artes de Sevilla

En el Fernandezmallogate, o más bien el Kodamagate, porque hay que ver quién representa lo espantoso del asunto, apoyo la carta del CCEBA que también se puede leer en http://hablandodelasunto.com.ar/?p=14785

A mirarlo bien, porque este libro “dejaráde existir tal y como ahora está concebido”

La única respuesta que se me ocurre ante http://guyazi.blogspot.com/2011/10/fernandez-mallo-vs-kodama-y-el-ocaso-de.html es que la literatura aún vive de rentas, y quizás ese mundo es al que representa y del que deberían empezar a alejarse los escritores que sí escriben los libros que citamos, que generan cultura.

El señor Barriga

Un video donde Agustín Fernández Mallo habla de su libro El hacedor (de Borges), incluyendo el prólogo del libro.

http://www.elpais.com/videos/cultura/hacedor/Borges/Remake/elpvidcul/20110215elpepucul_1/Ves/

Acá hay un par de videos que complementan textos del libro.

Borges y yo: http://www.youtube.com/watch?v=Y5CFHLjv1xs

Los Borges (experimento sonoro): http://www.youtube.com/watch?v=jSmSBlS_hgs

A uno le puede gustar o no lo que hace Fernández Mallo. Yo no lo quiero como mártir. Pero tampoco como esto.

Y también pueden censurarme el post, si el problema es la técnica del ensamble y la remezcla. Porque es claro que yo no filmé ni uno de estos videos, ni realicé ninguna cobertura periodística para enterarme del asunto. Ni siquiera lo dibujé yo al señor Barriga. Y sin embargo esta es una de las prácticas culturales más difundidas del planeta y si alguien recién se entera entonces bienvenido a este mundo. Aunque en realidad no tengo nada de razón: hay otra práctica muchísimo más difundida que esta. La que representan y llevan a cabo los terratenientes de la propiedad intelectual en nombre del arte.

Anuncios

Los posnucleares, de Lola Arias

Un libro escrito o espolvoreado con radiación nuclear. Un libro al que estás expuesto mientras dura. Cuando ha logrado contaminarte, le deja a tus huesos una fosforescencia en la oscuridad. Así es el libro de relatos de Lola Arias. Lo leí hace algunos meses, pero siguen regresando imágenes y frases sueltas del libro. Si me pasaran por un contador Geiger, la aguja se iría a las nubes. Es un libro de relatos extraños, o vagos, aunque asoma una precisión tremenda en cada frase. Tal vez, en realidad sea un libro sobre personajes disfrazados de relatos, lo que no será raro pensando que Lola Arias también es directora, dramaturga y (creo que) actriz. (También es música y compositora, y cada vez soy más parcial a este tipo de autores múltiples, o de autoría híbrida a lo Vian o en el fondo a lo da Vinci). Roben este libro.

 Los posnucleares somos gente real